martes, 9 de julio de 2013

Viaje a Roma - Crónica - Concluisiones del viaje

¡Cuánto tiempo sin escribir por aquí!
Hoy voy a hacer por entregas una crónica de mi viaje a Roma, siguiendo el ejemplo de DMaula ya que su crónica me ayudó mucho con algunas dudas que tenía y creo que mi experiencia puede resultar interesante para todos los que quieran conocer la ciudad.

Estuve en Roma 7 días y  6 noches, voy a intentar ir a dos días por entrada, pero hay mucho que decir.

Viajamos con Air Europa y fue todo de maravilla, el viaje de ida duró 2 horas, pero el de vuelta duró solo una hora y media, fue fantástico por que así podíamos llegar un poco antes a casa que lo estábamos deseando xD.

Una vez llegados a Roma, el aeropuerto esta a tomar por culo de la ciudad, hay que tomar una renfe especial que vale 14 euros, tomar un taxi con precio cerrado de 50 euros o bien un minibús cuyo importe para tres personas nos salió por 40 euros, nosotros nos cogimos el minibús hasta el hotel.

Una vez en Roma, para moverse es un caos, no he visto tanto trafico caótico en mi vida, la gente cruza por donde quiere, a penas hay semáforos (ni que decir de los pasos de peatones). Las calles rara vez están asfaltadas y cuentan con un adoquinado muy precario, las aceras son una trampa mortal por que suelen ir también adoquinadas o similar y me habré tropezado cientos de veces por que casi es una pista de obstáculos =A= . Es uno de los puntos más negros de la ciudad a mi parecer, me esperaba algo… mas cuidado y limpio, pero mi zona, la zona de termini, parecía un arrabal de la leche pero es que en el centro las cosas estaban iguales, los edificios hechos mierda y en las zonas de excavaciones (como el Area sacra que veremos más a delante) están dejadas y descuidadas, huelen a meados que tiran para atrás…. No es un reclamo turístico bonito, la verdad.

Nunca volveré a quejarme del transporte publico de Madrid, NUNCA. Los autobuses aquí pasan cuando les sale de la punta del cimbrel, todas las mañanas comenzábamos con media hora (o una hora y tres cuartos el dia 6) esperando a los autobuses en paradas caoticas sin señalizaciones, sin bancos, sin nada. Es decir, nosotros ya comenzábamos el dia cansándonos de estar de pie sin mas, más de una vez hemos acabado en el suelo esperando.

Nosotros hemos cogido los autobuses  218, 75, 61 y 62. De todos ellos el 218 era el mejor, montada en el 75 yo temia por mi vida, el cristal de la ventana estaba suelto y en el suelo adoquinado os podeis imaginar lo que pasaba, los asientos estaban sucios y el autobús en general parecía haber vivido tiempos mejores. Pero nada comparable a lo imbéciles y gilipollas que son los autobuseros de Roma.

Nosotros más perdidos que la leche intentamos preguntar a los autobuseros, el primero simplemente me asintió, ni “buenos días” (como yo le saludé) ni “gracias” ni nada. El segundo directamente me miró puso un gesto con la boca entreabierta de “guiris estúpidos” y sin responderme a si ese autobús nos venía bien, cerró las puertas y ¡Ea, arreando!. Esos fueron los más destacados, pero os aseguro que todos se las traian y tomaban el pelo como les daba la gana.

El precio del autobús, tranvía y metro es de 1.50 el billete sencillo y sirve durante una hora desde que lo picas para montar en lo que quieras. Nosotros nos cogimos un abono turista de 24 euros para 7 dias en los cuales puedes picar lo que quieras en lo que quieras. No lo cogais, allí no pica ni cristo salvo para ir en metro, así de claro.

La comida estaba muy rica, pero es una ciudad escandalosamente cara para comer, no he visto ni un solo kebab, chino, y solo hacia el ultimo dia vimos un mcdonals que casi se nos saltan los lagrimones.

Tienes que alejarte de los monumentos principales para encontrar sitios ricos, eso se debe a que la mayoría de lugares no están llevados por autenticos Italianos y muchas cosas son congeladas. Nosotros teníamos un restaurante al lado del hotel que al principio por como estaba nos dio algo de miedo, pero después la comida estaba deliciosa. Lo llevaban un matrimonio mayor que siguen aún al pie del cañon y los platos rondan los 6-10 euros unas raciones bien gordas y están de muerte!


Si vais, merece la pena pasarse.

Otra cosa de los restaurantes es que siempre te ponen pan, después naturalmente te lo cobran, pero no suele ser más de 2 euros por persona y es el mejor pan que he comido en mucho tiempo, son hogazas tipo pan de pueblo con una miga super esponjosa y están deliciosos, pagábamos siempre el pan con gusto. En muchos sitios cobran el servicio o el cubierto y no lo sabes hasta que vas a pagar xD normalmente no suelen ser cifras muy escandalosas salvo un día cerca del coliseo que nos clavaron 3 euros por persona.

En cuanto a las bebidas olvidaros de cervezas y similares, a mi que me encanta la coca-cola, rondaban casi siempre los 3.50 y el agua también esta algo cara, pero con una botella grande siempre nos apañábamos bien. Tambien olvidaros de los postres XD mínimo 5 euros, pero después siempre complementábamos con un helado en la calle y los helados no estaban mal de precio, yo siempre me cogía tarrinas pequeñas y eran 2.50 como mucho.

Un punto genial de la ciudad es el agua, hay muchas fuentes de agua donde rellenar botellas y esta maravillosamente fresquita.

Cuando íbamos a irnos de viaje, una de mis preocupaciones era el tema de la vestimenta. Tengo que reconocer que salvo en dos iglesias, no hemos tenido problema de vestimenta. Mi consejo es que llevéis cosas por la rodilla o encima de la rodilla y tirantes como campeonas y si vais a entrar en una iglesia, un pañuelo que os tape los hombros y es aceptable. Llevad muy en cuenta lo del pañuelo, algunas iglesias tienen cosas para que la gente se tape, pero suelen estar sudadas y resudadas, asi que mejor no xD

Un consejo sobre las contrataciones por adelantado. Nosotros solo cogímos la Galería Borghese, no contratamos ni coliseo ni Vaticano allí. Mi consejo es que en el Coliseo y Foro os vayais a la pura aventura, nosotros esperamos 20 minutos de cola y ya esta. El Vaticano lo contratamos con una guía y fue horroroso, palmamos 50 euros por cabeza y fue una mierda enorme de la que ya hablaré así que os aconsejo que os cojáis la entrada por internet para entrar y una audioguia y arreando.

No cogímos el Roma Pass por que mi hermano no pagaba en casi nada y mi madre por ser discapacitada tenía casi siempre entrada gratis o reducida.

La gente era super amable, pero los vendedores ambulantes son la cosa más pesada del universo, decidles que no, firmemente y desagradablemente o no os dejaran en paz, de verdad.

Otra cosa que me ponía de los nervios eran las fotografías ¿por que no puedo fotografiar ciertas cosas? quiero decir, mientras que sea sin flash (y no tiré ni una sola foto con flash) ¿que mas da? no se dañan las pinturas ni los colores, y a mi no me vale con tener algo sacado de internet, necesito el valor sentimental de "yo he sacado esta foto por que he estado aqui"


Y creo que no me dejo nada XD así que en la próxima entrada vamos al lio

2 comentarios:

  1. Me alegro de que mi crónica te sirviera y veo que viviste algunas experiencias igual que yo. Italia en general necesita una renovación. Una buena restauración de pavimentos y de muchos edificios comidos por las humedades. Una cosa es respetar lo antiguo y otra la pura dejadez y el abandono. Aunque claro, si no lo han hecho en los buenos tiempos, ahora con la crisis...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me daba autentica pena ver como tenian muchas de las excavaciones. Ayer enseñandole las fotos a Seguchi flipaba de la capa de mierda que tenía el Panteon de Agripa. Yo creo que tienen tanto que no saben donde invertirlo, pero es que lo nuevo tampoco esta bien conservado (el metro y el transporte publico no son de los tiempos de Julio Cesar aunque lo parezcan por su estado), me alegra mucho haber ido, y de hecho quiero seguir con Florencia y Venecia, pero ha sido menos "oooh" de lo que esperaba.

      Eliminar