miércoles, 17 de septiembre de 2014

Sobre las dakumas

Los dakumas son pequeñas hadas personificaciones de algunos elementos de la tierra. Nacen de manera totalmente espontanea y pueden ser muy diferentes unas de otras ya que cada dakuma se "hace a si misma".

Es dificil verlas ya que son esquivas e incluso agresivas con el ser humano, la primera datación de estas criaturas es de Grecia, se pensaba que eran mujeres hermosas, pero iban bastante desencaminados, se sabe que los druidas intentaban atraerlas como símbolo de buena suerte ya que se creia que eran hijas de los dioses. Los primeros hombres modernos que las vieron fueron las expediciones Españolas a América donde las tribus indias tenían una estrecha simbiosis con los dakumas.

Las dakumas miden todas aproximadamente 30 cm y su constitución puede ser muy diferente, sus alas son muy delicadas, pueden no verse a simple vista y a veces no se corresponden con su tamaño, pero pueden volar de igual manera, nadie se ha explicado como. Algunas tienen orejas largas con las que pueden escuchar sonidos imperceptibles para cualquier oido y otras utilizan su naricilla y sentidos más desarrollados para detectar peligros. Otra parte de su fisonomía muy destacable, es su boca, en concreto sus dientes. Las dakumas poseen una enorme dentadura con los dientes en forma de sierra que es capaz de cercenar cualquier cosa.

Las dakumas se alimentan sobre todo de fruta, cuanto más dulce, mejor. Su golosina particular es la caña de azucar.

Los humanos deben tener cuidado al acercarse a una dakuma, pueden parecer adorables pero enfadadas pueden ser temibles, se han dado casos de hombres que han perdido la vista, han perdido nariz e incluso dedos por el ataque de una dakuma iracunda. También se da el caso de que alguna dakuma se quede con algun humano, las elecciones son completamente dispares, no hay nada que todos los elegidos tengan en común. Si un humano es elegido y protegido por una dakuma, tendrá suerte en su vida y a demás una defensora feroz.

Cuando estan felices las dakumas parlotean en su propio idioma y con paciencia pueden aprender alguna palabra con el tiempo. Sabes que caes bien a un dakuma cuando se dedica a chuparte un dedo cuando se aburre, pero sabes que esa dakuma te adora cuando te da mordiscos, pueden ser un poco desagradables, pero en realidad os esta diciendo que os adora. Si tenéis la suerte de tener una en vuestra casa, tened cuidado, se meterá todo a la boca, son en extremo curiosas y solo hay dos cosas: las que se comen y las que no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada